Escombro

La Planta de Tratamiento

Ocupa una superficie de más de 2.000 m2 de nave y su capacidad de tratamiento es de 200.000 tn/año.

Los productos finales del reciclaje de los RCD son áridos de diferentes granulometrías que cumplen todos los requisitos técnicos para ser empleados en diversos usos, entre los que caben resaltar: bases y subbases, rellenos, encachados, morteros y hormigones, jardinería, cubiertas y diversas aplicaciones deportivas. Por otro lado, se separan en el proceso de clasificación aquellos materiales como madera, metales, plásticos, etc., susceptibles de reciclaje y aquellos que no tengan carácter inerte para su correcta gestión.

Descripción del Proceso

La pala cargadora va depositando los residuos en la tolva de alimentación donde se retiran los elementos de gran volumen, superiores a 350 mm., que pudieran entorpecer el proceso. La tolva da paso al trómel, el cual clasifica el flujo en tres fracciones granulométricas:

1. Una inferior a 20 mm.
2. Otra entre 20 y 40 mm.
3. Y la última de más de 40 mm.

La primera selección pasa por un separador magnético. La segunda fracción sufre un nuevo proceso de separación mediante un soplante, que separa las impurezas tales como plásticos, papeles y maderas ligeras. La fracción limpia pasa por un separador magnético que extrae los materiales férricos. La última fracción pasa por el mismo proceso que la segunda, pero a mayores se introduce en una cabina de triaje donde se recuperaran manualmente los productos reciclables que contengan los RCDs. Esta zahorra resultante está lista para introducirse en el molino de martillos donde se obtendrá el árido reciclado del tamaño necesario para cada tipo de utilidad.